15 años de innovación en el granizado

Durante este año vamos a tener un gran motivo para estar contentos. Y es que estamos celebrando con gran ilusión el decimoquinto aniversario del nacimiento de nuestra compañía. Sumamos ya una década y media dedicando los mejores años de nuestra vida a este proyecto empresarial que surgió con la ilusión de unos jóvenes que tenían el sueño de darle la vuelta de tuerca a un sector y a un producto tan singular como el del granizado.

De todos modos, esta idea llevaba ya bastante más tiempo rondando en la cabeza de los actuales gerentes de la compañía. Los primeros estudios de mercado acerca de la viabilidad del proyecto datan del año 1993. Ya en aquel verano, después de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de la Expo de Sevilla, este grupo de jóvenes tuvieron la refrescante idea de tratar de introducir en el mercado español el granizado multisabor.

No obstante, tuvieron que esperar ocho años a poder sacar del cajón todos aquellos estudios y análisis y reformularlos y adaptarlos a la evolución de los hábitos de consumo de la sociedad. No fue hasta el año 2001 cuando José Manuel González y Julio Aranda pudieron desligarse de sus actividades profesionales que tenían hasta la fecha para retomar aquel viejo sueño de innovar en el mundo del granizado.

Una de las claves de la innovación y el emprendimiento es, precisamente, darse cuenta de que una tener visión distinta de la realidad y aplicar un pensamiento rompedor sirve para que determinadas empresas, como es el caso de Granizados Maresme, logren cuestionar la manera tradicional de trabajar en determinados sectores y consigan, en un tiempo bastante corto, convertirse en compañías líderes y en todo un referente en su ámbito.

Los gerentes de la compañía ya habían advertido que el sector del granizado en el mercado español, por las circunstancias históricas que fueran, se había caracterizado por su poco dinamismo. Vieron entonces una gran oportunidad: crear nuevos productos, nuevas maneras de comunicar a través de cartelería, otros puntos de distribución y enlazar con el público joven a través de redes sociales, utilizando la creatividad y la innovación, no sólo a la hora de lanzar nuevos sabores sino además innovando en toda la cadena de valor.

La creatividad, la innovación y la comunicación siempre fueron unos de los puntales, no solamente en cuanto a producto se refiere -sabores nuevos, productos light, incorporación de fruta- sino también en cuanto a procesos, logística, etc. Para muestra, un claro ejemplo. Granizados Maresme fue la primera empresa del sector en España en realizar albaranes mecanizados en el punto de venta, manteniendo la trazabilidad mediante códigos de barras conteniendo información como lotes y fechas de caducidad.

Hoy en día ya encontramos los productos de Granizados Maresme en cada vez más lugares y tipos de negocios. La innovación y la diferenciación también nos ha llevado a implantar el granizado en zonas geográficas que tradicionalmente habían tenido poco o nulo consumo, como puede ser el norte de España, en Portugal o en el sur de Francia. Todo esto demuestra que en el mundo de la empresa y en el mundo del granizado nada es imposible si lo abordas con imaginación y optimismo, y sobre todo si lo ejecutas con profesionalidad.

Hoy en día Granizados Maresme se acerca ya a la mayoría de edad. Es, sin duda, una historia de éxito compartido, ya que ningún proyecto empresarial triunfador se escribe con una sola mano o con un solo lápiz. Durante estos quince años la empresa se ha apoyado en un gran número de profesionales fijos, pero también en una extensa red de colaboradores sin los cuales, esta hermosa aventura no hubiera llegado a buen puerto.