Diferencias entre granizado, sorbete, batido y helado

Este verano no te confundas a la hora de elegir entre un granizado, un sorbete, un batido o un helado. A pesar de que las diferencias entre estas categorías de productos son claras y evidentes, siempre vale la pena hacer un recordatorio para poner las cosas en su lugar. Pero primero empezaremos por las cosas que todos estos productos tienen en común ¿Qué es lo que les une? Pues que son ideales para el verano porque quitan la sed, nos hidratan y refrescan, y nos hacen pasar un momento maravilloso y feliz allá donde estemos. Uno de los beneficios para nuestra salud es que estos alimentos están fabricados con ingredientes naturales (fruta, leche, chocolate, en función del producto), por lo que nos nutren a la vez que nos refrescan.

El granizado es la bebida estrella del verano

Tiene dos ingredientes básicos, que son el hielo finamente picado y la fruta en forma de concentrado que le aporta sabor y aromas naturales. El granizado ha sido históricamente el “quitased” por definición. Ya en la época de los romanos, éstos volcaban el vino en hielo picado para poderlo beber casi helado y así calmar la sed y darse una alegría de paso. Nuestros padres crecieron el siglo pasado con el granizado de limón o de naranja, pero ahora el abanico de colores y de sabores es interminable.

El sorbete es el postre favorito de las sobremesas de verano. El calor no es el mejor amigo de las comidas pesadas, pero es no obstante momento de celebración y de reencuentro con amigos y familiares. Después de una gran comilona, no hay nada mejor que un sorbete. La diferencia entre el sorbete y el helado es que el primero no contiene ningún ingrediente graso en su formulación, y de ahí su textura ligera y refrescante. Normalmente los sorbetes se elaboran a partir de alguna fruta o infusión, y de ahí que sean muy indicados para ayudar a digerir las comidas.

A diferencia del sorbete, el helado sí puede contener entre sus ingredientes leche, mantequilla, nata, huevos, pralinés de frutos secos, etc. Así que el helado es de textura cremosa y por ese motivo es mucho más nutritivo. El concepto actual de helado lo desarrollaron los persas en el siglo IV antes de Cristo, al querer enfriar con hielo los postres lácteos artesanales que elaboraban. Sería una versión rudimentaria del helado actual, pero se puede decir que son los padres del invento. Otras civilizaciones fueron mejorando el resultado, hasta llegar a los helados actuales.

Una bebida que tiene mucha popularidad es el batido. Como su nombre indica, se obtiene al batir mediante un aparato eléctrico una combinación de ingredientes entre los que no faltan la leche o crema y alguna fruta o helado. El batido es de textura cremosa y es una bebida que además de quitar la sed, es nutritiva. Lo interesante del batido es que admite cantidad de combinaciones de sabores en función del tipo de ingredientes que usemos. A pesar de que algunos libros ya dicen que en el siglo XVII se hacían batidos, no fue hasta el siglo XIX cuando en Estados Unidos e Inglaterra se empezaron a preparar y a popularizar cuando aparecieron las primeras batidoras eléctricas y neveras.

¡Sólo te queda disfrutar de todos ellos 🙂 !