Frosty, el más fresquito del verano

Como habrás visto desde hace unos meses tenemos un nuevo amigo que nos acompañará a todas partes desde este verano. Se trata de Frosty, un simpático elefante azul que desde que probó nuestros granizados ya no quiere saber nada ni del circo ni de su India natal. Su enamoramiento con nuestros granizados fue como un flechazo. Desde el primer sorbo se volvió loco y por eso le vas a ver a partir de ahora en miles de situaciones. Jugando, bailando, nadando, en la playa, haciendo deporte, pero siempre refrescándose con la mejor bebida del verano: cualquiera de nuestros granizados o bebidas refrescantes.

Está claro que no podríamos haber hecho otra cosa que recibirle con los brazos abiertos. Y créenos, desde que llegó nos ha cambiado la vida, y nos ha contagiado desde el primer minuto con esa alegría y esa ilusión por disfrutar de la vida y del verano con toda la intensidad. Estamos convencidos de que la llegada de Frosty no es casual, sino que obedece al inicio de una nueva etapa de éxitos, tanto para nosotros como para ti. En la lejana India, el elefante simboliza el buen inicio de una nueva fase. Nos hemos documentado y hemos leído que también representa la fuerza personal, el triunfo de la voluntad, abrir los caminos destruyendo los obstáculos.

El elefante más listo y simpático

Pero es que además, el elefante es el animal de la buena suerte, de la sabiduría y de la abundancia. Como quiera que sea, creemos que nos vamos sentir favorecidos por los golpes de buena suerte, y tú también. Todo el mundo respeta a los elefantes por su memoria, por su longevidad, su fuerza y su capacidad de aguante. Además de su simpatía, como ves, compartimos muchos valores con él. Además Frosty es un elefante que cae bien a todo el mundo, a niños y pequeños.

Desde que Frosty está con nosotros hemos comprobado de primera mano que el elefante es el animal más fresquito del verano. De un solo trago el elefante es capaz de recoger con la trompa unos 15 litros, y luego echárselos por encima para bañarse y combatir el calor. Ya habrás visto qué su supernariz es un potente propulsor, un gran chorro a presión. Los elefantes se dan estos baños para estar fresquitos, exactamente lo que quieres tú cuando te bebes uno de nuestros fantásticos granizados.